POR FAVOR ESPERA MIENTRAS SE CARGA EL VIDEO
hilo verde.png

MICRO-
ORGANISMOS NATIVOS

PRODUCCIÓN
 

FICHA
TÉCNICA

El concepto y la tecnología de los Microorganismos Efectivos (EM, por sus siglas en inglés) fueron desarrollados por el Profesor Dr. Teruo Higa, en la Universidad de Ryukyus, Okinawa, Japón en la década de los 80. El principio de esta tecnología es introducir un grupo de microorganismos benéficos, para mejorar la condición de los suelos, suprimir los microorganismos putrefactivos (inductores de enfermedades), y mejorar la eficacia en la utilización de la materia orgánica en los sistemas agrícolas.

En Cuba, mediante el movimiento de agricultura orgánica que se desarrolla en Costa Rica, y con el apoyo de la EEPF Indio Hatuey, se introdujo la tecnología del Microben, muy similar a la de los EM. Después de varios años de investigación y transferencia a los productores, esta tecnología se ha desarrollado y adaptado a disimiles condiciones productivas del país; obteniéndose un bioproducto a base de microorganismos nativos (MN), con capacidad estable en el tiempo y con muy buenos resultados productivos.

Las principales materias primas utilizadas para este bioproducto son aquellas que permitan lograr una fermentación rápida. Una de las características más importante de esta tecnología es la simplicidad y maleabilidad de los materiales que se utilizan para su preparación. Los materiales se pueden conformar en tres grupos:

Grupo 1. Fuente rica en azucares fácilmente fermentables, importante para lograr un cascada de fermentación de alta velocidad y elevada colonización de los microorganismos. Las fuentes más utilizadas son la melaza de caña de azúcar, el guarapo de caña de azúcar, también se puede usar la miel de abejas.

Grupo 2. Fuente de almidones y fibra, que le permita a los microorganismos sobrevivir una vez terminada la energía que puede brindar los azucares solubles. Es importante que tengan contenidos de fibra suficiente para propiciar el crecimiento adecuado de las cepas fúngicas. Las fuentes más utilizadas son: la sémola de arroz, aunque también se puede usar sémola de trigo u otros cereales (sorgo, cebada).

Grupo 3. Hojarasca de bosques poco perturbados: la selección de este material es vital para la calidad final del producto, ya que es el inoculo responsable de la fermentación. Para la selección de esta hojarasca se debe seleccionar un lugar el cual no hayan ocurrido  inundaciones, incendio o fumigaciones químicas. Se debe recolectar y utilizar lo antes posible, ya que una vez que se sustrae de su medio natural, se afectan las condiciones que propician el crecimiento normal.

 

 

 

Procedimiento

 

Preparación de la madre solida

Materiales necesarios: tanque plástico de boca ancha con cierre hermético, para elaborar fermento; pesa de 100 kg, pala, saco de yute o de nailon, cubo, disponibilidad de agua libre de cloro.

Materia prima                             Cantidad

Hojarasca *                                      60 kg

Polvo de arroz o afrecho                46 kg

Miel final                                            8 L

Madre líquida de MN

o agua sin cloro                                8 L

MN Microorganismos nativos

* Se debe seleccionar un material vegetal semidescompuesto, conjuntamente con suelo (una capa de 1 cm, aproximadamente) de diferentes áreas no perturbadas por el hombre – durante 20años o más-, libres de la aplicación de agroquímicos y que pertenezcan a bosques vírgenes o zonas de montaña, preferentemente. De esto depende la diversidad de la población microbiana y, por ende, la calidad final del fermentado.

La cantidad de materia prima señalada es para elaborar un tanque de 220 litros (55 galones) de madre sólida. Podrá ser más o menos, en dependencia de la capacidad del tanque o de la cantidad de materia prima de que se disponga, mezclando siempre en una proporción de 1:1.

Pasos:

  • Dispersar y homogenizar totalmente la hojarasca en una manta de nylon grueso sobre el suelo o un área cementada y limpia.​

  • Esparcir el polvo de arroz o afrecho, y mezclar completamente.

  • Diluir la miel final en dos galones de fermentado o madre líquida de MN.​

  • Añadir la miel final y madre líquida de MN a la mezcla del paso 2, con la precaución de que la humedad se distribuya uniformemente.

Es de estricto cumplimiento que al apretar con fuerza la mezcla en la mano, esta se quede compacta y húmeda, no se derrame líquido, y la mano permanezca ligera humedecida.

1. Colocar dos bolsas de polietileno en el tanque para preparar el fermento, en las que se echará poco a poco la mezcla obtenida. Después, esta se debe compactar de manera constante; teniendo en consideración que la boca de las bolsas se tiene que cerrar cuando falten de 10 a 15 cm cerca del borde del embace, para que el sólido se pueda expandir durante la fermentación.

A partir de este momento el tanque debe ser colocado en un lugar fresco, y no puede ser abierto ni movido para no afectar el crecimiento microbiano en el proceso fermentativo.

2. A los 22 días estará listo para usarse, siempre y cuando al destaparse el ph oscile entre 3,2 y 3,8; tenga un color oscuro y un olor agridulce agradable (pues si huele a putrefacción debe ser desechado).

No obstante si no posee estos requisitos, se debe esperar hasta 30 días o más.

Por otro lado, puede tener una duración de dos años, aproximadamente, si se mantienen las condiciones anaeróbicas, no se expone directamente al sol y se almacena en un lugar seco.

 

Preparación de la madre líquida

Materiales necesarios: tanque plástico de boca estrecha y cierre hermético, para elaborar fermento; pesa de 100 kg, cubo, disponibilidad de agua libre de cloro.

Materia prima                        Cantidad

Madre solida de MN                 10 kg

Miel final                                      4 L

Madre líquida de MN                 4 L

Agua potable (libre de cloro)    Hasta completar el volumen del tanque

La cantidad de materia prima señalada es para elaborar un tanque de 220 litros (55 galones) de madre líquida. Podrá ser más o menos, en dependencia de la capacidad del tanque o de la cantidad de materia prima de que se disponga.

Pasos:

  1. Mezclar en el cubo la miel final con la madre líquida. Después de agregarla en el tanque con la madre sólida, homogenizar y completar el volumen con agua potable libre de cloro, agitando constantemente.

  2. Cerrar herméticamente el tanque y colocarlo en reposo en un lugar fresco, protegido de la luz y donde no se mueva, durante 4 días como mínimo; aunque lo ideal son 15 días si no hay necesidad de aplicarlo antes.

 

Para ser utilizada la madre líquida de los MN, esta deberá ser activada (MNA) semanalmente.

Activación:

Mezclar 1 L de miel final, 20 L de agua libre de cloro y 1 L de madre líquida de MN, y echar en tanque de plástico de boca estrecha con tapa y con capacidad para almacenar esa cantidad de líquido resultante. Dejar en reposo de 5 a 10 días, finalmente estará listo cuando huela agridulce.

 

Sustentación

 
microorganismos (1) copy.png

Ficha técnica