POR FAVOR ESPERA MIENTRAS SE CARGA EL VIDEO

PRODUCCIÓN CAPRINA

 

FICHA
TÉCNICA

Las cabras fueron de los primeros animales domesticados por el hombre y se les considera uno de los de mayor valor e importancia para el mismo. Han desempeñado funciones muy variadas y al compararlas con otros rumiantes, exhiben una capacidad de adaptación única para su cría en ambientes difíciles, por ello se dice, que es el animal domesticado que posee el hábitat de mayor rango ecológico.

Se desarrolla desde los desiertos hasta las montañas, con predominio de las zonas áridas, en terrenos abruptos, alimentadas con hojas de arbustos y otras especies vegetales que no pueden ser utilizadas por otros rumiantes. La cabra digiere la fibra con más eficiencia, principalmente, en dietas pobres o de bajo valor nutritivo.

Los primeros ejemplares de que se tienen noticias, evolucionaron hace 20 millones de año en el período mioceno en las regiones de Asia. Las cabras son animales multipropósitos, producen carne, leche, pieles, pelo y su estiércol se le considera un excelente abono orgánico. En Cuba el objetivo de su explotación va dirigido básicamente, a la producción de leche y sus derivados.

La décima parte de toda la leche consumida en el mundo proviene de las cabras y en ciertas regiones, es la única fuente láctea. En algunas regiones de  Asia, la India, África y el Caribe, estos animales constituyen el más importante abastecimiento de carne roja. El pelo de cashemire o de mohair es célebre en todo el mundo por su alta calidad textil y muchas pieles gozan de merecido prestigio.

Procedimiento

Aspectos a tener en cuenta en la producción caprina

Identificación

Existen diferentes métodos de identificación, entre los más utilizados se encuentran: el tatuaje, las presillas y el arete. El primero permite codificar el año de nacimiento, el sexo, la raza y el criador. Esta información es importante para el establecimiento de controles individuales y del rebaño para un buen manejo productivo, reproductivo y el desarrollo de programas de mejora genética.

Descorne

La cría se debe descornar a la semana de nacida para evitar lesiones cuando sean adultos.

Procedimiento: se corta el pelo alrededor de los cuernos, luego se liman los botones y posteriormente se queman con un hierro al rojo vivo o con un descornador eléctrico durante 10 segundos. Se debe aplicar suero antitetánico previamente, una solución cicatrizante después de concluido el descorne y una pomada repelente de insectos.

Recorte de las pezuñas

Las pezuñas son estructuras cartilaginosas que están en constante crecimiento. En condiciones de pastoreo, se desgastan naturalmente al estar en constante rozamiento con el suelo. Sin embargo, en confinamiento, el desgaste es mucho menor, las pezuñas crecen constantemente hacia un lado y hacia delante, provocando un andar incómodo en el animal, asumir posturas y provocar cojera que inciden directamente en el desarrollo, la producción de leche y la vida útil de los animales. Es importante que el suelo se encuentre seco, porque la humedad suaviza las pezuñas facilitando la entrada de agentes infecciosos.

Procedimiento: Eliminar los restos de fango del casco y limpiar cuidadosamente toda la cara inferior con el cuchillo. Sostener a la cabra sentada sobre su parte trasera, de pié o acostada de espalda. Los cortes se inician de atrás hacia delante. Recortar cualquier porción del borde que esté doblado sobre la pared del casco, las orillas salientes de las paredes internas y los laterales, de forma que queden al mismo nivel de la base del casco. La superficie de corte se nivela mediante corte de pequeñas lascas de las partes delanteras y traseras. El color de la base del casco se va tornando rosada a medida que se acerca a los capilares. Cortar la punta de la pezuña cuando ésta se presente muy larga.

Si por accidente se hace un corte profundo en la planta de la pezuña y sangra, no debe ser motivo de inquietud. Después se utiliza una solución desinfectante, una pomada repelente de insectos y antibióticos por vía parenteral. Para prevenir los trastornos podales se recomienda hacer un lavapatas a la entrata de la nave, con dos compartimentos: el primero con agua para el lavado de las patas y el segundo con la solución de sulfato de cobre o formol, ambas al 10 %.

Evaluación de la condición corporal

La condición corporal es un método subjetivo que valora el grado de engrasamiento del animal vivo como expresión de la energía útil que dispone para los procesos productivos, resultantes del plano de alimentación a que estuvo sometido durante un tiempo razonable. La evaluación sistemática de la condición corporal permite al criador conocer como están las reservas corporales en sus cabras, ayudando a determinar en qué momento se pueden cubrir o si está preparada para enfrentar una nueva lactación. La estimación del valor de condición corporal se hace por observación y palpación del animal.

Instalaciones

Las instalaciones y sus características son aspectos de gran importancia a la hora de definir el establecimiento de un rebaño caprino. Las cabras son animales muy sensibles a la humedad, corrientes de aires y gases irritantes, como por ejemplo el amoníaco, por lo que se deben seleccionar lugares secos, sin encharcamientos, y ubicar las instalaciones atendiendo el recorrido del sol y el régimen de los vientos, que aseguren una buena ventilación, siendo más riguroso el cumplimiento de estos requisitos en las áreas de maternidad y recría.

Cuando las instalaciones son sistemas de tarimas, el piso debe tener una altura no menor de 80 cm del suelo, ser firme, elevado y ranurado (enrejillado) que permita la salida de las excretas y la orina. El enrrejillado se hace con piezas que varían entre 5 y 12 cm de ancho con una separación entre piezas de 2 cm. La cabreriza se ubicará, preferiblemente, donde haya una ligera pendiente del terreno.

Los comederos y bebederos deben ser confortables y ser ubicados en lugares que no se contaminen con excretas o agua de lluvia. El espacio de bebedero será de 0,10 m/animal, de manera que puedan beber el 10 % de los animales a la vez. Las dimensiones de los peines para forrajes deben ser de 0,5 m de altura del fondo y 1 m de altura posterior.

El techo Se puede construir de guano o zinc, de acuerdo con las posibilidades del productor. Debe existir una altura no menor de 1,5 m entre el piso y el inicio de las aguas del techo para permitir la ventilación. La caída del techo debe ser de dos aguas.

La nave contará con un dispositivo para lavar las extremidades del Animal (Pediluvio o lavapatas) dividido en dos secciones, cada una de 5 m de longitud y 0,40 m de ancho. La construcción contará con buen drenaje y debe ser activada periódicamente. Las áreas deberán contar con un estercolero para depositar el estiércol, aislado de los animales.

Razas

La raza principal en Cuba es la Criolla. Sin embargo se han introducido razas con mayor potencial productivo (leche) entre las que se encuentran: la Saanen, la Toggenburg y la Alpina (Franco Alpina). También se importó la Anglo-Nubia, raza de doble propósito.

Alimentación y manejo nutricional

Las cabras caminan grandes distancias y consumen gran variedad de alimentos, lo cual ayuda a satisfacer sus necesidades nutricionales, sin establecer competencias con la alimentación humana y la del bovino. No todas las cabras aceptan de la misma manera un determinado alimento o los rechazados por otros animales. Distinguen los sabores amargo, dulce, salado y ácido y muestran mayor tolerancia para el amargo que los bovinos. Un aspecto importante es que le gusta la variación en su alimentación, no se desarrollan bien cuando se mantienen con un solo tipo de alimento y sus hábitos alimentarios en condiciones de pastoreo varían con la ecología y la estación del año. El ramoneo es la forma de alimentación preferida por las cabras (hasta un 80 % de la dieta). La movilidad de la mandíbula superior les permite ramonear diversas plantas para satisfacer sus requerimientos nutricionales de mantenimiento y para determinado nivel productivo en ambientes adversos.

Las cabras prefieren los pastos menos groseros, como por ejemplo, la guinea (Panicum maximum) o la Pangola (Digitaria decumbens), no así los pastos más ásperos como el pasto elefante (Pennisetum purpureum). Pueden consumir alrededor de 500 variedades de plantas. Entre los alimentos más palatables (pastos y forrajes) se encuentran: Estrella africana, Bermuda, Setaria, Hierba elefante, Guinea, Pangola, Pará, Señal, Piñón, Morera, Mar pacífico y Amapola. Consumen tubérculos y sus hojas, como la yuca, boniato, plátano y papas, y en muchos, casos desechos de cocina, acacia y amaranto.

Durante el período poco lluvioso, el pastoreo se realiza al menos, durante unas 8 o 12 horas diarias; siempre después de desaparecido el rocío de la mañana y finales de la tarde. En la época de abundantes precipitaciones la actividad puede reducirse de 6 a 8 horas al día e iniciarse después de las 9:00 a.m. si los animales pastan en zonas bajas. Para evitar las afectaciones por enfermedades parasitarias y pódales.

En general, el tiempo de pastoreo lo determina la disponibilidad de alimentos y los mismos animales nos indican que sus necesidades fueron satisfechas cuando comienzan a regresar al lugar donde comúnmente permanecen durante las noches.

El acuartonamiento para el pastoreo se hará orientado a crear cuartones grandes de 2 a 3 ha tratando en lo posible de que en cada uno existan las mismas variedades de plantas a consumir por las cabras. Se recomienda la siembra de postes vivos para el cercado, preferentemente, Piñón de pito, Júpiter ó Almácigo.

Si el sistema de explotación es extensivo, es decir, sin suplementos, se recomienda una carga no mayor de 6 cabras/ha/año. Esto se puede tomar como criterio para determinar el número de cuartones. Si el sistema es semiintensivo, los animales recibirán suplementación de forrajes o concentrados y la carga se podrá incrementar hasta 15 cabras/ha.

Las cabras son animales que no consumen grandes cantidades de agua, precisamente por el hábito que tienen de consumir alimentos tiernos. Sin embargo, es importante conocer que las necesidades oscilan entre 0,2 y 0.3 litros/kg PV, aunque varía en dependencia de la temperatura ambiental y los contenidos de humedad del forraje y sales de los alimentos.

Reproducción

El momento preciso para cubrir por primera vez una cabra depende de su peso y la condición corporal, es por eso que se debe tomar el peso y no la edad de la cabra como punto de referencia. Se recomienda que la cabra joven tenga como mínimo el 75 % del promedio del peso adulto y una condición corporal de 3.0 puntos (escala de 1-5). Es necesario evaluar el sistemas reproductor y descartar trastornos congénitos como hermafrodistismo e infantilismo genital.

Período de monta: Las cabras son animales poliéstricos estacionales, por lo que alternan períodos de actividad sexual con el reposo. En Cuba, los primeros celos se presentan generalmente al inicio de las lluvias (junio) y se incrementan gradualmente hasta alcanzar el pico de actividad sexual en el mes de septiembre, mientras que el período de reposo sexual ó anestro estacional se inicia alrededor de febrero.

El principal factor que determina la aparición de la actividad sexual es el fotoperíodo: las cabras son animales de días cortos, pero también influyen la alimentación, la categoría del animal y el sistema de explotación. Las cabras criollas y mestizas en el trópico, pueden llegar a manifestar celo durante todo el año si se mantienen en un régimen de alimentación estable, aunque durante los meses de febrero a marzo la actividad sexual disminuye significativamente.

Los machos muestran un comportamiento estacional de su libido sexual y función reproductiva similar a las hembras. Al comenzar la época de monta se observan cambios en los sementales; la aparición de una coloración rojiza en la zona inguinal, olor característico, aumento de la agresividad y disminución del peso, como consecuencia del menor consumo de alimentos.

Gestación: La duración de la gestación en las cabras es de 149 días, aproximadamente, sin embargo, cuando el número de fetos es superior a dos, el parto ocurre 3 a 4 días antes de la fecha programada.

Parto: Los primeros síntomas que indican la proximidad del parto es el llenado completo de la ubre y la relajación de los ligamentos uterinos que se manifiestan en un hundimiento de la musculatura de la región de la grupa y la base de la cola. Estos síntomas se observan hasta 7 días antes del parto; lo que indica que a partir de este momento, la cabra se debe apartar del rebaño y regular su alimentación.

Enfermedades más comunes

Las enfermedades parasitarias junto a la deficiencia mineral, constituyen una de las principales limitantes de la producción ovino-caprina en el trópico. Los parásitos constituyen un serio problema para el productor y le ocasiona cuantiosas pérdidas económicas al disminuir la resistencia orgánica, la ganancia de peso, la producción láctea, el rendimiento en carne y el nacimiento de crías débiles.

Las enfermedades protozoáricas (Coccidiosis), afectan principalmente, a las crías. Provocan trastornos digestivos, especialmente diarrea, que determina el enflaquecimiento progresivo de los animales y que en muchos casos, puede conducir a la muerte.

Indigestión aguda (meteorismo): No es frecuente en cabras lecheras, se produce cuando hay cambios de alimentación y se introduce en la dieta una leguminosa verde. También puede ocurrir luego de un incremento significativo de leguminosas tiernas. El síntoma más frecuente es el aumento desproporcionado del rumen por el acúmulo de gases o material espumoso.

Cetosis ó Toxemia de la gestación: Se produce por un incremento de productos intermedios del metabolismo de las grasa en la sangre. Ocurre aproximadamente un mes antes y uno después del parto y es más frecuente en las ovejas. La acumulación de grasa abdominal al final de la lactancia y la temprana preñez dificultan la capacidad de ingestión de alimentos. Cuando hay una gran demanda de energía, debido al rápido crecimiento de los fetos, el organismo intenta utilizar esta grasa almacenada y ocurre entonces la cetosis.

Fiebre de la leche (Hipocalcemia): Es una deficiencia del calcio sanguíneo en las cabras lecheras alrededor del parto, justo antes, durante y después del mismo. Los niveles normales de calcio en la sangre durante este período se sitúan entre 9 y 10,5 mg%. El único síntoma que se observa frecuentemente, es el arrastre de las patas traseras y el incremento de la temperatura en la zona del pie.

También pueden ser afectados por Enfermedades infecto-contagiosas entre las que se encuentran como las más importantes el Ectima contagioso y la Pododermatitis.

 
 
caprino copy.png

Sustentación

hilo verde.png
hilo verde.png

Ficha técnica